NP 21 06 2016

Este vecino de Valdeluz, que llegó a meta con más de tres minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, fue ciclista semiprofesional y hacía 11 años que no saboreaba las mieles del triunfo


Entrena lo justo y necesario por culpa de sus obligaciones laborales. Pero tiene el gusanillo metido en el cuerpo desde hace más de una década. Hacía tiempo que no tenía las sensaciones que el domingo sintió a los mandos de su bicicleta de montaña. Y lo ratificó durante la carrera. Unos cuatrocientos participantes tomaron la salida desde las pistas de atletismo ‘Fuente de la Niña’ de Guadalajara. Cinco horas después, Óscar Cortés era el primero en cruzar la meta tras completar los 125’7 kilómetros de que constaba la ruta larga del IV Maratón ‘Valles de La Alcarria’, una de las carreras más exigentes y duras que se disputan en el calendario ciclista BTT en Castilla-La Mancha. “Es un motivo de orgullo y satisfacción tener como vecino a todo un campeón de esta categoría humana y deportiva”, aprecia José Villarino, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Yebes.

El Ayuntamiento de Yebes ha trasladado la enhorabuena a Óscar Cortés, que llegó a la meta de la ‘Fuente de la Niña’ con más de 3 minutos de adelanto sobre el segundo clasificado. El ciclista residente en Valdeluz también está inscrito en el V Circuito MTB ‘Diputación de Guadalajara’, donde es tercero en su categoría y ocupa el quinto lugar en la clasificación general tras llegarse al ecuador de la temporada con la disputa de seis de las doce carreras de que consta el campeonato. Villarino destaca la “contagiosa devoción” que Óscar Cortés siente por el deporte de las dos ruedas y que le ha convertido en uno de los promotores de la futura Escuela Municipal de Ciclismo. “Es un proyecto al que llevamos algún tiempo dándole vueltas dada la afición a este deporte que hay en el municipio y estamos convencidos que con entusiastas como Óscar seguro que saldrá adelante”, dice el concejal.

Alrededor de 200 corredores formaban el pelotón de inscritos en la ruta larga de la IV edición del Maratón ‘Valles de La Alcarria’. El trazado diseñado por la organización atravesaba diferentes valles de once pueblos de esta entrañable y hermosa comarca. “Con esa orografía característica de La Alcarria de largos repechos de subidas y bajadas, lo que se conoce como el típico recorrido rompepiernas y pestoso de continuos toboganes que apenas permiten un instante de respiro”, explica Óscar Cortés. En la subida a Atanzón ya se hacía la primera selección de favoritos que a la postre se iban a disputar el triunfo. Al tramo entre los kilómetros 35 y 40 llegaron ocho bikers completamente destacados del pelotón. “Hasta ahí habíamos pedaleado muy cómodos y sin demasiado desgaste; pero a partir del kilómetro 65 fue cuando la carrera empezó a decidirse”, recuerda el ciclista de Valdeluz.

En ese punto del itinerario la cabeza de carrera se disponía a afrontar la dura subida a Archilla, en la que coronaron tan solo tres corredores. Hasta la localidad de Brihuega el trío de cabeza se fue turnando con relevos largos y cadenciosos que permitieron poner tierra de por medio. Antes de la llegada al municipio briocense se iba a dilucidar la carrera. Fue en el repecho de mayor desnivel del recorrido, entre los kilómetros 75 y 80, cuando Óscar Cortés aprovechó para imponer un ritmo tenaz y constante que sus compañeros de fuga no pudieron seguir. “Las piernas me iban ligeras y tenía una magnífica cadencia de pedaleo, por lo que decidí probarme a mí mismo y a mis rivales; fue entonces cuando me di cuenta de que estaba en condiciones de irme directo a meta”, recuerda el ganador. Por delante tenía 45 kilómetros en solitario con un trazado de subidas y bajadas, de ahí que “los últimos 25 kilómetros se me hicieron larguísimos, con calambres en las piernas, pero ya no podía parar”.

Óscar Cortés fue corredor del equipo madrileño ‘Alcosto Caprabo’ entre los años 2004 y 2005 y en la actualidad milita en el team aficionado ‘Bikes 101’ de San Sebastián de los Reyes (Madrid). Durante su trayectoria semiprofesional ganó una etapa en la Vuelta a Toledo y otra en la Vuelta a Salamanca, fue segundo en el Premio Hnos. Pintor de Campo de Calatrava (Ciudad Real) y tercer clasificado en la Clásica Ciudad de Torredonjimeno (Jaén), la Vuelta Ciclista Internacional a Extremadura, el Memorial ‘Rodríguez Inguanzo’ de Santander y la Klasika Santikutz de Legazpiea (Guipúzcoa). Después de algunos sinsabores, decidió colgar la bicicleta hasta que hace tres años sintió de nuevo la llamada. “Está claro que la cabra siempre tira al monte y no me lo pensé”, bromea. Por eso las emociones al llegar a la línea de meta siguen siendo las mismas que antaño. “Hacía 11 años que no saboreaba las mieles del triunfo y fue muy emocionante volver a sentir el latido de la competición”, dice Óscar Cortés, que hoy cumple 35 años.

El IV Maratón MTB ‘Valles de La Alcarria’ debía haberse disputado el 14 de mayo, pero debido a las intensas lluvias que convirtieron el recorrido en impracticable, la organización tomó la decisión de aplazar la carrera. Fue en 2013 cuando se disputó la primera edición y nacía así la única prueba maratón que se corre en la provincia de Guadalajara. Al año siguiente Biketime toma las riendas de la carrera y alcanza la cifra de 300 inscritos, de los que veinticinco eran mujeres, con una media de edad de 35 años. Esta prueba se puso en marcha con dos objetivos: por un lado, llenar el vacío que existía en la modalidad de maratón para bicis de montaña, una modalidad que cuenta con multitud de adeptos en la zona centro de España, y al mismo tiempo promocionar los encantos de la provincia de Guadalajara para convertirse en un referente dentro del calendario nacional de pruebas maratón en un plazo de cinco años. El propósito último es hacer del ‘Valles de La Alcarria’ una carrera del calibre de ‘El Soplao’ de Cantabria o ‘Talajara’ en Toledo, que reúnen a miles de bikers.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s